Elegía a Óscar Agudelo Márquez

0
714

Por: Mtro. Óscar Javier Ferreira Vanegas

Óscar Agudelo Márquez,
Emperador del despecho,
tuviste todo el derecho
de reclamar ese honor,
pues pusiste el corazón
para cantarle al dolor,
y también al desamor de
ese corazón maltrecho.

Pues cantabas con el alma,
con dulzura y sentimiento,
para expresar la ternura
de tu corazón bohemio.
Un vals, bambuco o milonga,
en un tango o un bolero.
Por eso fuiste el zorzal
que le cantaba a su pueblo.

Hoy cantarás en el cielo
con tus amigos queridos:
el gran Caballero gaucho,
con Rómulo y con Olimpo,
con el rey Darío Gómez,
también Julio Jaramillo.

Cantaste a la china hereje
de una pasión escondida,
y desde que te marchaste
Colombia está entristecida.

De un amigo abandonado
respondiste su misiva,
en un tétrico hospital
tras una ausencia tardía,
asombrado te quedaste,
y como él hoy dejaste
también tu cama vacía.