SOLO TRAZAS DE UN DESAGRADABLE EPISODIO

0
1353

Carta del Maestro Rafael Manjarrés, Vicepresidente de SAYCO, al Dr. Dairo Bustillo, abogado del señor Rafael Ricardo quien se pronunció sobre las manifestaciones de cientos de socios que de manera voluntaria pidieron a su poderdante que cese el ejercicio injurioso y calumnioso de difamación contra SAYCO.

(Cuando se actúa bien, con respeto por DIOS y por el prójimo, no hay de que temer.)

Lamento que el doctor Dairo Bustillo, que es un abogado amigo que aprecio mucho, aparezca en este episodio a todas luces desinformado, muy seguramente porque le asaltaron la buena fe.

Ese proceso con el que pretende entravar la litis Dairo, lo gana hasta un invidente sin la herramienta tecnologica, pero de todo hay en la viña del señor. (léase, lo ganamos los Directivos de SAYCO).

El mismo respeto, admiración y amistad que me une al Mtro. Emiliano Zuleta Diaz (con ocasión de que se le menciona), mi propio honor y el compromiso gremial, hacen que esté en disposición de enfrentar una andanada más sobre esto, comenzando por dar un parte de confianza sobre el respecto, en cuanto a que el Consejo Directivo y la Gerencia General de la Sociedad han actuado siempre con estricto respeto, tanto por el señor R. Ricardo, como
por el debido proceso, los Estatutos, la Constitución y por la Ley.

Es lamentable que se haga un aspaviento de estos, que va a resultar en lo mismo que termina siempre todo lo que ha emprendido el poderdante del Dr. Bustillo, que se vuelve alaharaca y nunca exhibe una prueba, porque su actuación es siempre una premeditada farsa.

Me corresponde notificar a Dairo como amigos que somos, en términos cordiales pero perentoriamente, que con la dignidad no se negocia y que precisamente porque me conoce no debe pintarme asistiendo a ningún escenario a donde como pusilánime vaya a negociar con mi reputación, ni con los preceptos de respeto que le debe cualquier persona sería a una empresa con la que tenga vínculos.

Tengo especial aprecio por Dairo y espero persuadirlo de que desista de ese cometido en el que arranca perdiendo, a partir de que tenga como plataforma argumentativa o premisa, enunciar o suponer que yo (si es lo que entendí), como Rafael Manjarrez, haya procedido a engañar al Mtro. Emiliano y que “Mile” y muchas otras personalidades también prestantes artísticamente y de talla nacional, se hayan dejado engrupir como si se tratara de inexpertos, ingenuos o tontos, o como si no conocieran del asunto.

Es bueno que el amigo Dairo sepa que lo de los videos se dio por iniciativa propia de cada uno de los miembros de SAYCO que participó en el pronunciamiento, producto de que se aburrieron de la conducta desobligante y reiterativa, por más de diez (10) años, del poderdante del distinguido profesional del derecho.

Obvio que sí coadyuvé en el tema, primero como aludido, y además como manera de impulsar que se explorara para bien del reconocido acordeonista, otra estrategia, haber si se aparta del abominable comportamiento ya mencionado.

Espero poder hablar pronto para enterar bien al doctor Bustillo de cual es la realidad de este desagradable tema, que jamás imaginé en la vida y traté de evitar de mil formas, como DIOS bien sabe, para que sepa Dairo por ejemplo, que la expulsión formalizada por el Consejo Directivo, tuvo previamente la actuación del Comité de Vigilancia, la ratificación por unanimidad absoluta de la Asamblea General, en dos oportunidades, y la vigilancia de la Dirección Nacional de Derecho de Autor – DNDA.

Espero que esto de mi amigo abogado, y hombre dueño del reconocimiento de ciudadano de bien, sea un ímpetu de buen amigo, porque lo conozco; porque no hay duda de que está altamente desinformado sobre el respecto, pero de verdad y como persona que cree en DIOS, tengo que decirle que está haciendo todo lo contrario, si la intensión es ayudar al excompañero del gran OTTO SERGE, porque quien asienta y no repruebe la conducta reprochable de este individuo, en otrora admirado y apreciado, que además es de notoriedad pública, en realidad le está haciendo el mal de incentivarlo para que continué en la infortunada obstinación que le ha valido el repudio general de los músicos de Colombia, una sentencia condenatoria ejecutoriada por parte de la honorable Corte Constitucional y un sinnúmero de procesos vigentes que le cursan en las distintas secciónales de la Fiscalía en todo el país.

BENDITO SEA DIOS, qué cómo le movió la susceptibilidad a Dairo Bustillo, dos (2) días de manifestación por las redes sociales por parte de unos socios que solo piden y de buena forma, que no se continúe con el ejercicio injurioso y calumnioso de difamación contra SAYCO, si se quiere temerosos, porque ya pasó que con ocasión de una protesta también infundada y díscola del señor Ricardo, fue intervenida la Sociedad, con un balance desastroso y con la demostración posterior de que las denuncias eran invenciones y especulaciones, como indica el hecho de que no se produjo una sola sindicación ni sanción, contra ninguno de los administradores ni Directivos de entonces.

Valdría la pena entonces que el ilustre defensor se pusiera en los zapatos de quienes hemos soportado las alusiones del señor Rafael Ricardo, no por dos (2) días, si no por más de diez (10) años, y además portadoras de un arsenal tóxico representado en inconsistencias, desinformaciones, calumnias, injurias y toda clase de vejámenes e irrespetos, ademas con un total y pasmoso ignoro por parte de los familiares y dolientes del señor de las canas, que es obvio que están enterados y con su silencio parecieran autorizar el comportamiento grotesco, excepto una llamada gentil que recibí de Jorge Barrios Mercado y creo que alguna vez un recado volantón de otra pariente.

No son ni una ni dos veces, que he notificado mi disposición conciliatoria mediante hechos concretos, porque he antepuesto mi rol de vocero del gremio a las ostensibles cuitas que me ha generado este desagradable acaecimiento en el plano personal, sin embargo es bueno que le aclare al amigo Dairo, que le reclamo en su intervención sobre esto al menos mediana objetividad, porque de lo contrario sentiría de parte de él desconsideración para no decir que irrespeto.

Rafa Manjarrés.