Falleció en Valledupar Sabina Mendoza, madre del compositor Rafael Manjarrez

0
383

Sra. Sabina Mendoza

Tomado de El País Vallenato

Justo el día de su santa patrona, Virgen del Pilar, doña Sabina Mendoza de Manjarrez, partió de este mundo terrenal a sus 96 años, dejando un legado de enseñanzas y ejemplo de fortaleza para las nuevas generaciones de la familia.

Madre del abogado y  compositor,  Rafael Manjarrez, quien forma parte de la historia gloriosa de la música vallenata, además de ser el actual vicepresidente de la Sociedad de Autores y compositores de Colombia,  Sayco.

Doña Sabina, una guajira cuya labor de docente la llevó a infundir los mejores valores a quienes la rodeaban, pero principalmente a sus hijos quienes hoy son un vivo ejemplo de constancia y superación.

El amor que profesó como madre, así mismo lo recibió de sus hijos, y hoy la vida de esta gran señora quedó inmortalizada en las canciones de su hijo ‘Rafa’, quien a través  de piezas como ‘El dilema de mi vida’, narró perfectamente la gran controversia entre dos amores, el de su madre y la mujer que amaba en ese momento, quien años más tarde procrearía una hija, Ivón,  que se convirtió en la niña que doña Sabina nunca tuvo,  su nieta querida, que crió como su hija.

“Fue mi novia desde niña, mi vecina mi paisana y aquella muchacha sana fue después mi encrucijada, fue en el dilema de mi vida, inmaduro por la edad fui vacilante, claudique porque mi vieja se oponía, mi constancia terminó con el romance y yo como ella sufría…”, es una de las estrofas de ‘El dilema de mi vida’, que hoy rinde honores a Sabina Mendoza, mujer que además es madre de José Augusto Manjarrez, exalcalde del municipio de La Jagua del Pilar.

Sabina Mendoza será recordada por sus amigos, sus paisanos, sus  hijos y sus nietos, como esa mujer buena, bondadosa y fiel creyente en Dios y en su Virgen del Pilar, patrona de La Jagua. Era tanto su confianza en el señor, que plasmó en el año 2002, a puño  letra como una oda a la fe: ‘Cómo no creer en Dios’;  cuyo escrito fue revelado hace poco en su cuenta de instagram por  Linda Valeria, una de sus nietas.

Hoy La Guajira está de luto;  La Jagua del Pilar y San Juan su terruño, perdieron a una de sus hijas más queridas. Ella, amante de la música colombiana los  Pasillos, Bambucos, danza;  y por su puesto de  las canciones de su hijo ‘Rafa’, a quien desde niño lo llamaba ‘Cupido’, por ser un enamorador empedernido, y excelente exponente de la música dedicada al amor.

y fue precisamente con la canción “Negrita”, ese que tanto le gustaba,  que su hijo Rafa Manjarrez, la despidió en la Clínica Cardiovascular de Valledupar,  el preámbulo de su partida.  Con toda la valentía que se debe tener en momentos como estos, y sacando  fuerza de donde no las hay;   Rafa interpretó esa canción para alegrar el alma de su madre 48 horas antes de su despedida;  y ella, agradecida por tanto amor que le profesaba su hijo tan apegado a ella, abrió los ojos por última vez para escuchar su serenata, que no era otra cosa que la premonición del dolor  que venía para el alma del poeta guajiro; que solo la muerte puedo alejar de ella.

Separarnos hoy quiere/ el destino a los dos,/y una pena me brinda/esta separación.
Hoy te alejas de mí,/hoy se va mi ilusión/y todo es amargura/para mi corazón.
Negrita, pasarán muchos días/muchos años quizá,/y grabada en mi vida llevaré yo escondida/tu sonrisa inmortal.
Nadie puede tu imagen/de mi pecho arrancar, adorable y cautiva/estarás en mi vida hasta la eternidad.

Por siempre Sabina Mendoza.