Al son de la gaita, la flauta e’ millo y las tamboras, inicia el 35 Festival Nacional de la Cumbia. Homenaje al maestro José Barros.

0
266

Del 15 al 18 de agosto, el municipio del Banco a orillas del Río Magdalena se viste de Cumbia.

13 hermosas mujeres de diferentes departamentos del país ya se encuentran en la región para competir por el título de Emperatriz Nacional de la Cumbia, que pone a prueba su destreza y su estricta interpretación del baile conocido internacionalmente.

En esta versión del Festival se conmemoran 50 años de “La Piragua”, aquella composición que ha trascendido por varias generaciones, de la autoría del maestro y quien fuera socio cofundador de SAYCO, José Barros Palomino.

Por eso, en este Festival se rinde un homenaje póstumo a este gran aventurero y soñador banqueño, quien empezó a componer desde los 12 años de edad; Precisamente fue en esos años de juventud cuando escribió su canción insigne “La Piragua” que narra el pasaje de Guillermo Cubillos, dueño de una canoa grande que navega el río magdalena y el César, desde el puerto de el Banco hasta el municipio de Chimichagua.

También en su larga vida como compositor se destacan otros temas como: Carnaval, Dos claveles, Amor y llanto, Eres tú, Mala mujer, Pesares que fue grabada por Julio Jaramillo, pero sin duda, La Piragua lo convirtió en el gran embajador de la música colombiana por toda Latinoamérica.

El evento contará además con una amplia programación cultural que incluye concurso de danzas, exposiciones de arte o fotografía, feria gastronómica, conversatorios, concurso de la canción inédita en ritmo de cumbia, desfile Pocabuyano, entre otros.

El Festival de la Cumbia es una de las festividades más importantes del caribe colombiano que busca conservar y difundir en el país las manifestaciones folclóricas, haciendo especial énfasis en la cumbia. Fue declarado oficialmente Patrimonio Cultural e inmaterial de la nación en 2013, convirtiéndolo en la expresión más tradicional y autóctona del país.

SAYCO apoya orgullosamente este Festival Nacional porque salvaguarda, estimula y promueve los ritmos folclóricos de la depresión momposina a través de las generaciones y la memoria del compositor José Barros Palomino.